Una y mil veces mi nombre rezarás. Querrás volver a mi lado otra vez, porque este caporal vive en tu corazón. Para que tú sepas lo que es candela tuviste primero que conocerme, ahora te encuentro jugando a la suerte. Cuidado, negra, tu fuego se ahogará. Después no me andes diciendo que no hallaste mejor

Etiquetado bajo: , ,