Caporales San Carlos Romeos de Candelaria

Nayjama - Blanco y rojo (caporal)

Blanco y rojo nuestros colores, son los colores de mi Nación; por eso canto, por eso bailo con los Romeos de corazón. Cascabelito que voy sonando, caporaleando esta canción; por eso canto, por eso bailo con los Romeos de corazón. Suenan los cascabeles, la tropa empieza a bailar, bellas morenas que inspiran: esta querida canción.

Nayjama - Honor y orgullo peruano - JPG

Son los Romeos que van bailando, que van pasando y van cautivando a las morenas con este ritmo, ritmo de… ritmo de caporal. Somos los Romeos, somos de San Carlos. Somos honor, somos orgullo, orgullo peruano. Con pisco sour brindo en mis fiestas. Orgullo peruano. Siento ya en mi corazón: los latidos por ti y

Wily Farfán - Piel de Ángel

Dulce mi ilusión, bello encanto de mujer, tú eres mi luz, mi bendición, mi primavera, mi amanecer. Cómo pude imaginar tener la dicha de amar esa forma de mirar, tu sonrisa angelical. Llevo en el corazón este amor que florece dentro de mi, quiero pintar el cielo y deshojar margaritas; mirarte cuando ríes, hacer de

Nayjama - Nostalgia de Febrero | Caporales San Carlos | Perú Caporal | perucaporal.com

Una palabra: Candelaria, que truene, que llueva, que caiga tu bendición. Virgen morena, tú eres mi vida, son tres años que yo te llevo en mi corazón. Aún recuerdo aquella tarde de febrero, que con nostalgia recibí mi sombrero, desde entonces eres parte de mi vida en cada paso, cada giro, cada día. Porque eres

Caporales en banda - San Carlos | Perú Caporal | perucaporal.com

CONTENIDO: Honor y orgullo. Letra y música: Dick Yucra Videoclip: https://youtu.be/XJ2eAHZHR1Y Dedicado a: Caporales San Carlos Romeos de Candelaria.

Acústica - Arriba los corazones _ Caporales San Carlos | Perú Caporal | perucaporal.com

El caporal es la pasión sin fronteras que crea amistad. El caporal es la pasión, toda mi vida le voy a entregar para bailar y disfrutar hasta mi último palpitar, para cantar y festejar hasta mi último suspirar. Arriba los corazones, demostremos alegría, que siempre con picardía enamoramos noche y día. Nadie podrá separarnos porque