Una noche de pasión su inocencia me entregó, la morena tan sensual, bello cuerpo de mujer. Dulce son como la miel esos ojos carmesí, bella ardiente como el sol se robó mi corazón. Ella se fue con otro amor, me dejó su ingratitud. Cómo yo iba a imaginar que podría ser uno más. Por amor