Afrodescendientes llevados a los andes de esclavos alegraban sus corazones con sus ritmos y cantos en las festividades de los indios que los acogieron, fusionándose desde el tundique a la tuntuna, de la tuntuna a la saya y al caporal. Tundique, tuntuna, tundique, tuntuna… Bailando afro de los Andes, bailando tuntuna y tundique, te hace